La rabia es tu responsabilidad. Es como una bola de fuego que al tirarla te liberas, pero al mismo tiempo, quemas a quienes más quieres cuando ellos la reciben. Aprende a gestionarla de forma asertiva

Aunque no parezca, la rabia es una emoción NECESARIA como cualquier otra. Porque te ayuda a poner límites, a darte cuenta de lo que para ti es injusto y cambiar esas situaciones. También se asocia con aquellos momentos donde perdemos el control y sus efectos.

La rabia no es lo mismo que la violencia. Sentir rabia no es igual a ser agresivos y tratar mal a los demás.
Te pongo este ejemplo, imagina que es una bola de fuego y que no debes arrojarla a quien tienes al frente.
Por supuesto, sacas la rabia y te sientes liberado pero al mismo tiempo hieres a alguien y después no puedes “recogerla”.

¿Cómo gestionar la rabia de forma asertiva?

SÉ RESPONSABLE DE TU EMOCIÓN: reconoce que la rabia es tuya. A ti “no te sacan la rabia”, sino que tú sientes rabia, a ti te da rabia.
👉🏽 RECONÓCELA: nos han enseñado a ignorarla, por eso debemos aprender a reconocerla, nombrarla y respirarla. Y preguntarnos si es por ti o si es algo que te molesta del otro y se lo tienes que decir.
👉🏽 PAUSA PARA ENFRIARLA: si la emoción es muy intensa, de mucha rabia, pon ese semáforo en rojo y para. Porque no estás apto para hablar y actuar, y vas a herir y a herirte a ti también.

Lo que quiero que te lleves es que cuando la canalizamos de forma correcta, sin caer en la violencia, podemos cambiar situaciones para mejor.

Toma en cuenta que esto es solo una guía general. En terapia, le enseño a mis pacientes más técnicas y profundizamos en varios aspectos. Si quieres una cita conmigo, contáctame 

Maria C Giraldo, psicóloga. Manizales – Colombia