Conoce de qué se trata esta enfermedad y la importancia del apoyo psicológico para quien la padece 

La fibromialgia es una enfermedad crónica y compleja que genera dolor musculoesquelético generalizado y puede llegar a incapacitar a las personas que la padecen. Es la tercera enfermedad reumatológica más frecuente diagnosticada actualmente, después de la osteoartritis y de la artritis reumatoide. Sin embargo, hoy en día su causa es desconocida y en la sociedad es una enfermedad “invisible”, ya que poco se menciona, hay carencia de psicoeducación y también es juzgada puesto que se la atribuye al cansancio o falta de voluntad de las personas que la padecen. 

Según las estadísticas se ha identificado que hay más prevalencia en el sexo femenino y en personas mayores de 20 años con mayor prevalencia, entre los 40 y los 49 años.

Las personas que la padecen se quejan de dolores en brazos, manos, piernas, abdomen y cuello, que describen como incapacitantes sin mostrar inflamación o signos visibles.  Adicional a esta sensibilidad creciente al dolor, presentan molestias estomacales, cefaleas, parestesias o sensación de hormigueo en las articulaciones, dificultad para concentrarse, anomia, mareos, afectación en la memoria, ansiedad, depresión, fatiga, rigidez específicamente en las mañanas y dificultad para dormir a causa de las molestias físicas, por lo cual refieren estar somnolientos en el día.

Para realizar su diagnóstico, el paciente ha estado con dolor en al menos 3 de los 4 cuadrantes del cuerpo y tiene sensibilidad en al menos 11 de los 18 puntos del cuerpo a los cuales se les denomina “puntos gatillo”, los cuales son:

  • Occipucio: Debajo de la cabeza
  • Cervicales inferiores:  Vértebras del cuello 
  • Trapecio:  músculo situado en la región posterior del cuello y del tronco
  • Supraespinoso:  se encuentra en los hombros 
  • Segunda costilla: debajo de la primera costilla
  • Epicóndilo lateral:  al lado de los codos.  
  • Glúteo: en la nalga
  • Trocánter mayor: Parte superior del muslo.
  • Rodilla:  dentro de las rodillas. 

Estos síntomas son los causantes de que muchas esferas de su vida se vean afectadas dado a que aquellas labores que antes podían realizar sin ninguna dificultad, ahora les representan más esfuerzo; ya no rinden igual que antes lo que genera sentimientos de impotencia y frustración. Lo anterior lleva a que surjan dificultades a nivel laboral, familiar, emocional y social, llegando así a influir en el deterioro de su calidad de vida. 

El tratamiento debe de ser combinado, donde se incluya el farmacológico, psicológico y el ejercicio. Lo ideal es que sea un apoyo integral de profesionales de la salud, para así abordar al paciente desde una postura biopsicosocial. 

Si eres un paciente con fibromialgia o eres cuidador de alguien con esta enfermedad ten en cuenta que:

  1. El estrés psicológico puede desencadenar esta enfermedad crónica.
  2. Es importante hablar exteriorizar los sentimientos y pensamientos al respecto, tanto por  el malestar que genera en sí esta enfermedad,  como porque aún no tiene cura ni se ha logrado determinar la causa exacta.
  3. Los cuidadores o personas que asisten a los pacientes con fibromialgia también pueden recibir soporte psicológico sobre cómo apoyarlos más.

Para apoyo psicológico, cuenta conmigo. Pide una cita aquí. 

María Camila Giraldo, psicóloga clínica y arterapeuta.