¿Te ha pasado que te quieres vincular con el otro pero terminas haciendo todo lo contrario? 

Gran parte de la manera de vincularse con otras personas se desarrolla durante la infancia, cuando los padres deben estar para atender las necesidades del niño o niña, quien depende de ellos y así se forma un tipo de apego que enseña cómo podemos interactuar con otros y poder vivir en el mundo.

Aunque estén presentes, si afectivamente papá y/o mamá:

  • Son distantes o indiferentes con las muestras de afecto.
  • Reservados cuando el niño o niña busca consuelo y apoyo.
  • E incluso rechazan o se molestan cuando se expresa alguna emoción o sentimiento.

Entonces el pequeño o la pequeña, se da cuenta que no puede ser sensible, que tiene que reprimir sus emociones y dejar de expresar afecto para poder estar cerca de ellos. A este tipo de forma de vincularse que se aprende se le conoce como APEGO EVITATIVO.

Ahora imagina cuando este niño o niña se convierte en adulto:

  • Es una persona autosuficiente y pragmática.
  • Suele racionalizar o buscarle lógica a las cosas.
  • Puede incomodarse con el contacto físico y emocional.
  • Se muestra siempre “fuerte”, y no le  gusta verse vulnerable.
  • Busca compañía pero termina escogiendo parejas difíciles de acceder, como personas casadas. O también puede querer a una sola persona y nadie más.
  • Se refugia en el trabajo o en la casa.

Aunque en el fondo anhela la intimidad emocional, le huye.  ¿Ahora puedes comprender mejor por qué algunas personas se comportan de esa manera? Son niños que han desarrollado métodos para poder sobrevivir y que las siguen usando de adultos. Y hay que entender que esto no es un problema o un defecto, sino que es parte de una estrategia adaptativa que aprendieron de pequeños, que han interiorizado y que no son conscientes de ello.

Si te sientes identificado leyendo esto, te digo que con la ayuda de la terapia y otras herramientas, si hay manera de volver a conectar con las emociones, con tu vulnerabilidad y con otras personas sin sentir ese miedo.

Toma en cuenta que cada caso es individual y esto es solo una guía sobre algunos comportamientos.

Para una cita conmigo, entra aquí. 

Psicóloga María C Giraldo. Manizales, Colombia.