Conoce 5 maneras, desde el enfoque psicoterapéutico, para sanar la relación con mamá o tus cuidadores y así liberarte de heridas del pasado que te afectan en el presente

Sanar la relación con mamá (o con cualquiera de tus cuidadores), va más allá de tener un vínculo armonioso con ella, se trata de liberarte del pasado, soltar esas creencias y cargas que te están limitando y encontrar tu equilibrio emocionalNo hay una fórmula mágica pero quiero compartir contigo algunas pautas que pueden ser el punto de partida para comenzar este proceso:

1. Dejar de idealizar a mamá

Entender que no es ni un villano ni un superhéroe, sino un ser humano con sus virtudes y defectos, igual que cualquiera de nosotr@s. Implica poder cuestionar lo que nos gusta sin rechazarla por completo y aceptar lo bueno sin “endiosarla”.

2. Dejar de esperar a que mamá cambie

Nos quedamos esperando a que ocurran cambios, olvidando que nadie puede cambiar a otra persona. En el momento que lo aceptas, comienzas a sanar.

3. Comprender a mamá

Comprender no es justificar, pero podemos entender que muchas madres también han sido víctimas y arrastran sus propias cargas (traumas, miedos e inseguridades), que no han podido sanar.

4. Reconocer tu niño interior

Ahora que eres adulto, puedes trabajar en reconocer las heridas que te han dolido. Por ejemplo: sentirse ignorado o comparado cuando eras niño y entender que eso no tiene que ver con tu esencia o personalidad, para poder soltarlas.

5. Hablar con mamá

Intentar tener un diálogo adulto y tratar de conocerla a ella y su historia (en la medida de lo posible).

Hay casos donde la distancia es necesaria y no se puede abordar directamente con mamá pero no impide que puedas comenzar a validar tus emociones y modificar esas conductas desadaptativas, sana tú primero, es lo más importante.

¿Quieres iniciar o profundizar en la sanación de este vínculo? Mi consulta online y presencial está abierta para ti. Puedes agendar por +57 3124944033

Psicóloga María C. Giraldo, Manizales, Colombia